Presentación 40 Escuela de Verano

cartel 40 Escuela de Verano

Pincha en la imagen para agrandar

Descargar Tríptico 40 Escuela de Verano
DON FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS…

En el centenario de su fallecimiento su pensamiento sigue vigente.

“Transformad esas antiguas aulas; suprimid el estrado y la cátedra del maestro, barrera de hielo que lo aísla y hace imposible toda intimidad con el discípulo; suprimid el banco, la grada, el anfiteatro, símbolos perdurables de la uniformidad y del tedio. Romped esas enormes masas de alumnos, por necesidad constreñida a oír pasivamente una lección, o a alternar en un interrogatorio de memoria, cuando no a presenciar desde distancias increíbles ejercicios y manipulaciones de las que apenas logran darse cuenta. Sustituid en torno al profesor todos esos elementos clásicos, por un círculo poco numeroso de escolares activos que piensan, que hablan, que discuten, que se mueven, que están vivos en suma, y cuya fantasía se ennoblece con la idea de una colaboración con el maestro.”

«Suprimamos reglamentos, organizaciones por decreto, artificios, planes uniformes de estudios, sistemas rígidos de pruebas académicas y tantas otras restricciones que debemos a la dictadura ininteligente y corta de alcances con que la centralización burocrática pretende dominar desde sus oficinas nada menos que la obra de la educación nacional.»

La Escuela de Verano es un espacio de formación, intercambio de experiencias y encuentro entre profesionales de la educación formal y no formal, así como de personas interesadas por la educación.

El tema elegido, para esta edición, que actuará como eje central en torno al que girarán todas las actividades es el de LA LUZ DE LAS PALABRAS. ALUMBRANDO LA ESCUELA NUEVA.

En este curso se ha iniciado una transformación profunda en el sistema educativo de nuestro país lo que implica una reflexión y atención en torno a lo que se está planteando. Consideramos que es necesario abordar en profundidad y analizar la nueva concepción de la educación, los valores que subyacen en esta reforma y las grandes lagunas que presenta para ofrecer alternativas innovadoras y que consigan humanizar, que respeten los procesos de crecimiento de cada criatura y ayuden a lograr una concepción más creativa y divergente para los educandos, los educadores y las educadoras.

A lo largo de los 40 años de trayectoria de nuestras Escuelas Verano hemos tenido una actitud crítica con todas las leyes educativas que han sido implantadas, ya que desde la primera Escuela de Verano venimos reivindicando un modelo educativo que sitúa al educando como el centro de su propio proceso educativo. Desde ahí nuestra mirada crítica, que supone un compromiso profundo de respeto con la tarea educadora.

Consideramos la escuela como un espacio democrático de convivencia presidido por la ciencia, las artes y la cultura como favorecedoras del desarrollo personal, que sea un lugar donde no quepa ningún dogma ni ninguna creencia personal ya que consideramos que forman parte del ámbito de lo privado. Una Escuela descentralizada, con la participación de toda la comunidad educativa y de los agentes educadores del barrio, con un currículo democrático y descentralizado adaptado a los intereses de los educandos.

Nuestra tarea es analizar cómo podemos enfocar nuestra práctica educativa y volver a poner en valor una Escuela pública y popular, enraizada en su medio, en la que se eduque en lo intelectual, en lo manual, en lo físico y en lo afectivo, que sea científica y alejada de todo tipo de creencias y dogmas; en la que la gestión sea democrática y corresponda a toda a la comunidad; que favorezca la igualdad de oportunidades y no sea selectiva; que sea integradora y compensadora de las desigualdades sociales; que sea gratuita en todos su niveles; que tenga un tronco común desde los 0 hasta los 16 años; con un cuerpo único de educadores y educadoras que eduquen en un sentido crítico y creativo

Ese es nuestro reto y a ello vamos a dedicar nuestras reflexiones y debates en la próxima Escuela de Verano.

Desde su creación las Escuelas de Verano son una seña de identidad de los Movimientos de Renovación Pedagógica y de Acción Educativa, por su compromiso con una educación integral, coherente y transformadora. Arranca su primera escuela en el año 75, desde entonces no hemos faltado a esta cita. Estas últimas escuelas están organizadas en colaboración con la Fundación Ángel Llorca y este año contamos con la generosa colaboración de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Madrid.

La Escuela de Verano es un lugar de encuentro, un espacio de formación, de reflexión sobre la práctica educativa para mejorarla, de intercambio de experiencias y de ideas. La Escuela de Verano es un tiempo para compartir. Un espacio donde la palabra le da la mano a la reflexión y juntas nos llevan por senderos insospechados desde los que atisbar un mundo mejor.

Nosotros queremos contaros nuestra historia….

Si tuviera que definir qué son las Escuelas de Verano…. Me vienen a la mente de forma atropellada todo lo que esas escuelas han supuesto para mí…

  • El sol, la luz, la calidez, la caricia del mes de julio.
  • La reflexión, el pensamiento, la ideología potente, el discurso perfecto de los que cuentan, el entusiasmo y la búsqueda de los que escuchan.
  • Los jardines, los pasillos, las aulas, los espacios de encuentro… donde tantas cosas ocurren, la residencia donde tantas otras se ocultan…
  • Un lugar mágico donde perdernos. Un espacio magnífico donde encontrarnos.

Unos días de una intensidad absoluta: días, noches, comidas, amistad, conflictos, soluciones, compañerismo…; poesía… cuentos… teatro,  reflexión,  lecturas, ciencia, arte, juegos, medioambiente, música, tacto, cuerpo, títeres,  conversaciones… amores de todo tipo… Vida, otras vidas, otras formas de vivir: con ellas el respeto, la búsqueda, la inquietud, el arraigo a unas personas y a unas ideas… Y tomar así conciencia de lo que somos y recuperar la memoria de lo que fuimos.

… Es decididamente nuestra apuesta por un modelo de formación participativo, motivador, cooperativo, en igualad, cercano a la práctica, abierto a los intereses reales de los enseñantes, sensible con las necesidades de los centros, propiciando la reflexión como uno de los ejes irrenunciables para avanzar en un proceso de democratización de la escuela que peligra. De la Escuela Pública en la que creemos: una Escuela Pública y Popular, laica, mixta, interclasista, educadora, científica, artística, con participación de las familias, abierta al entorno, así como referente cultural y agente de cambio del pueblo o barrio en el que están ubicadas.

Hemos formado una escuela moldeándola literalmente con nuestras manos,  no podemos olvidar que tras la patada violenta que nos han dado las distintas administraciones, que nos conmocionó debido a la falta de subvención; lejos de caer al suelo de bruces, decidimos impulsarnos más allá de los sueños, tocando casi las estrellas, dejándonos inundar de anhelos… y con la risa, siempre, aflorando en la garganta, como el grito del estremecedor cuadro de Edward Munch, denunciando la injusticia,  susurrando secretos que acaricien el oído del compañero que está al lado, sintiéndonos seguros al saber que los nombres de los nuestros estaban dando firmeza y ternura a cada cosa, a cada  palabra y pensamiento que configuran esta excepcional escuela no sólo de verano sino de todas las estaciones juntas, porque en ella se unen la firmeza del invierno, el color envolvente de las hojas del otoño, la ilusión que despierta la primavera y el regocijo de volver a tenernos a todos  cada verano.

En esta reflexión que perfilo con palabras y desde la razón y el pensamiento que nos hacen creer y apostar por una escuela más libre, más democrática… más humana… más Escuela… Quiero traer las palabras de Dámaso Alonso, como un recuerdo vivido:

“El pensamiento del filósofo puede abrir una sima a nuestros pies; el del poeta no nos abre los ojos al abismo, sino  a la belleza del abismo y su atracción”.

Y creedme si os digo que estas escuelas nos han situado en el centro justo del abismo y hemos descubierto la belleza del mismo: nos hemos superado, estamos ya movidos, conmovidos y vinculados… para siempre.

BIENVENIDOS A LA 40 ESCUELA DE VERANO…

Este año en LA FACULTAD DE EDUCACIÓN DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID.

¡GRACIAS POR ACOGERNOS!